La Vida Diaria

Mil y un problemas a la hora de ir a dormir

Para LA NACION

 

La hora de acostar a los chicos es el final de un montón de situaciones, encuentros, desencuentros, tareas, etc.. Según cómo haya sido el último par de horas en casa con ellos nos resultará más simple o más complicado dejar a cada uno en su cama y empezar a disfrutar el tan deseado tiempo para los adultos: el horario de protección al mayor, indispensable para las parejas y también para los padres y madres solos que necesitan un rato para ellos mismos.

¡Chicos, a la mesa!, un llamado necesario

Para LA NACION

 

Apenas empiezan a crecer y van a doble escolaridad, pasamos muy poco tiempo con nuestros hijos, pero esos momentos probablemente sean alrededor de la mesa. Un desayuno apurado: "¡Terminá ese Nesquik y lavate los dientes!"; "Te falta la campera"; "No te olvides el protector bucal". La hora del té (si mamá no trabaja): "Dejala en paz a tu hermana"; "Ese alfajor es para tu hermano, que llega en un rato, vos ya te comiste el tuyo"; "¿Qué tenés de tarea?"; "¡Ya sabés que prendemos la tele después del baño!". A la hora de comer: "¡Terminá tu plato!"; "¡Agarrá bien los cubiertos!"; "¡No te podés levantar antes de que terminemos todos!".

CHASELIZALDE.com

  • https://www.youtube.com/channel/UCGi
  • Pinterest
  • Facebook icono social
  • Instagram