Aprendizajes de Vida

La vida a veces puede ser injusta

Para LA NACION

 

Me llevó mucho años descubrir y aceptar el simple hecho de que la vida no es justa.  El saberlo me liberó de un incómodo resentimiento  y me permitió dejar de mirar todo el tiempo hacia el costado atenta para vigilar si las cosas que ocurrían, a mí y a mi gente querida, eran justas y equitativas, y de salir rauda y enojada a intentar enmendarlas o a exigir, a quien correspondiera, que lo hiciera cuando no lo eran( o cuando yo lo creía así).

 

El hogar es donde está tu corazón

Para Revista Tigris

 

Dice la canción "Home is where your heart is".  El hogar es donde está nuestro corazón, es el lugar de los recuerdos, comidas, olores, música, risas y tristezas,  también peleas y enojos. Veo a mi abuela, que ya no está con nosotros, sentada en ese sillón frente a la ventana, como tantas veces la vi en la infancia de mis hijos. Qué lindo que nuestro hogar sea el mismo y perdure, de modo que detrás de la puerta estén las medidas de los chicos de cada año que cumplieron; los cuartos, testigos fieles de tantas historias, desde los juegos a solas y con amigos,  las peleas con los hermanos, las risas y lágrimas, hasta los pijamas party, las juntadas de mujeres y los picaditos de varones en el jardín... Qué lujo tener un hogar durante muchos años que conserve esas vivencias: hoy ya abuela, mis hijos vuelven "a casa". Sabemos que ya no es su casa, pero sigue en el corazón todos ese pedacito de hogar que fuimos construyendo a lo largo de tantos años.

Una oportunidad para tender redes 

Para LA NACION

 

La generosidad y la sensación de abundancia interna no pueden imponerse por decreto. Son el final de un largo proceso que empieza en la más tierna infancia de la mano de padres generosos y abundantes, no de dinero o juguetes, sino de disponibilidad hacia sus hijos.

CHASELIZALDE.com

  • https://www.youtube.com/channel/UCGi
  • Pinterest
  • Facebook icono social
  • Instagram